Redes
  • 1
  • 2
  • 3

Desde el inicio de los tiempos, cada nueva invención tecnológica ha supuesto un cambio de paradigma para la forma de desenvolverse de las personas en su trabajo. No obstante, en los últimos años la frecuencia de los cambios se ha acelerado hasta tal punto que las empresas tienen que renovarse y renovar su proceder diario casi cada temporada. Normalmente son pequeños cambios o meras adaptaciones, pero en ocasiones aparece una innovación que deja obsoletos los mecanismos anteriores. Esto es lo que se conoce como “tecnología disruptiva”.

“Son tecnologías cuya aplicación rompe con el que existía hasta el momento”, apunta Carlos Martín, profesor del máster Master of Science in IT Strategic Management de la UPF Barcelona School of Management. La informática, ilustra, ha propiciado muchos de estos cambios, ya que se han digitalizado tareas antes manuales, como la impresión, lo que a su vez se ha traducido en la desaparición de profesiones y negocios tradicionales.

El académico precisa que esta metamorfosis no tiene por qué ser negativa. Es cierto que desaparecen empleos, pero se crean otros en ámbitos hasta el momento inexistentes. “Muchas veces el trasvase no es total, se puede pasar de más trabajadores a menos, y a la inversa”, subraya.

Otro ejemplo de tecnología disruptiva fue la aparición del Whatsapp, que fulminó el mercado de los SMS, muy importante en la década anterior. “Algo parecido está pasando con Skype, que cada vez se utiliza más para hacer llamadas. Estamos llegando a un punto en que el teléfono se utiliza para todo menos para llamar”, asegura.

Talento para adaptarse

Ahora bien, ¿cómo tienen que afrontar las empresas estos cambios? “De alguna manera, no puedes adaptarte con pequeñas modificaciones, por lo que te vez empujado a un cambio radical”, explica Martín, que recalca que por eso se habla de tecnologías “disruptivas”, “porque lo cambian todo”.

“Con talento y gente innovadora capaz de crear productos se puede dar el vuelco”, afirma Martín, que añade que las personas poco creativas y con perfil bajo difícilmente saben salir del callejón sin salida que puede suponer ´la aparición de una tecnología disruptiva.

¿Cómo se idea una tecnología disruptiva?

Martín desgrana que la innovación puede llegar por tres vías: la mejora de procesos, la creación de nuevos productos e ideas surgidas de la nada. En este sentido, destaca la “capacidad de observación” como elemento fundamental para innovar, aunque admite que en ocasiones hay quien tiene una idea de sopetón y busca cómo aplicarla. Un ejemplo de la observación transformada en innovación es el sistema de aterrizajes automáticos, que se ideó a partir de constataciones empíricas.

 

Vídeo de la Semana

Tenemos 3 visitantes y ningun miembro en Línea

Get Bonus from William Hill the UK bookamker.
Bokmakers www.artbetting.net website.
Get free Wordpress Templates - Wordpress - BIGTheme.net